RFEC y Fundación Artemisan denuncian ante la Fiscalía la agonía de un ciervo en una jaula de Monfragüe

10 de febrero de 2022

|

|

|

3,1 minutos

La Real Federación Española de Caza (RFEC) y la Fundación Artemisan van a denunciar ante la Fiscalía de Medio Ambiente de Extremadura las imágenes en las que se ve a un ciervo herido, desnutrido y deshidratado agonizando dentro de una jaula. Una jaula de las que se utilizan para hacer controles poblacionales dentro del Parque Nacional de Monfragüe, donde está prohibido cazar desde el 5 de diciembre de 2020.

Para el presidente de la RFEC, Manuel Gallardo, “estas imágenes demuestran una vez más el sinsentido de las políticas animalistas. Que prefieren que se capturen a los animales en jaulas donde sufren y no tienen escapatoria para finalmente morir, a que sea la actividad cinegética la que controle esas poblaciones. De una forma más selectiva y sin el sufrimiento de los animales”.

Gallardo denuncia la doble moral de la Administración en la gestión de los Parques Nacionales.  “Donde está prohibido cazar, y por lo tanto se está dejando de generar beneficios socioeconómicos para la zona. Pero a la vez se permite la captura con métodos prohibidos a la fauna silvestre a cargo de nuestros impuestos”.

Para el presidente de Fundación Artemisan, José Luis López-Schümmer, «las imágenes del ciervo agonizando en una jaula en Monfragüe vienen a demostrar lo que tantas veces se ha alertado desde la Fundación. Que dejar la gestión en manos de la administración no solo iba a suponer un enorme coste económico para todos los ciudadanos. Sino que iba a provocar además graves consecuencias en las propias especies que se pretendía proteger».

Prohibir la caza en parques nacionales 320 millones de euros a los españoles

Y es que, como ya advirtió Fundación Artemisan en numerosas ocasiones, la prohibición de cazar en Parques Nacionales, que entró en vigor el pasado 5 de diciembre, hizo que estos espacios dejasen de ser una fuente de riqueza, creación de empleo y fijación de población en el medio rural. Pasando por el contrario a costar más de 320 millones de euros a los españoles.

Pero la decisión va mucho más allá de las consecuencias económicas. El fin de la gestión por parte de quienes más tiempo pasan en la naturaleza, los cazadores, para pasar a manos de empresas, supone riesgos para la propia fauna y estragos medioambientales.

Así se demuestra en estas imágenes. Que una inadecuada gestión por parte de la administración lleva a los animales a un sufrimiento extremo. Sufrimiento por el que deberán depurarse todas las responsabilidades.

Por ello, Fundación Artemisan afirma que la administración debería poner fin a este sinsentido. Y volver a contar con la gestión que hizo que estos espacios fuesen declarados Parques Nacionales, la gestión cinegética sostenible por parte de los cazadores.

Compartir

Hazte Amigo de Artemisan

Noticias relacionadas

Deja tu comentario

Hazte Amigo de Artemisan

Entradas recientes

Comentarios recientes