Fundación Artemisan considera un despropósito la tramitación de una Ley Animalista rechazada por la ciencia y gran parte de la sociedad

6 de octubre de 2022

|

|

|

3 minutos

  • El Congreso de los Diputados ha perdido la oportunidad de poner fin a un proyecto polémico y rechazado por gran parte de la sociedad y de iniciar un nuevo proyecto consensuado que persiga realmente el bienestar animal

Fundación Artemisan considera un despropósito el inicio de tramitación de la Ley Animalista, una vez rechazadas las enmiendas a la totalidad presentadas por PP, Vox y PNV a una normativa rechazada por la ciencia, por el mundo rural, numerosos sectores afectados y por gran parte de la sociedad.

Para la Fundación, que una norma parta con la presentación de tres enmiendas a la totalidad es un signo claro de la evidente falta de consenso político, a lo que se suma que más de 800 investigadores han mostrado su rechazo por el grave riesgo que supone para la biodiversidad, e incluso comunidades autónomas que han denunciado la invasión de competencias que contempla.

Además, son numerosos los colectivos que se han pronunciado en contra de la Ley, como el de veterinarios, jurídicos, ingenieros de montes, ganaderos, el sector cinegético, tiendas de mascotas, circos y otros tantos afectados, a lo que se añaden las más de 6.000 enmiendas presentadas durante la tramitación, que han sido completamente ignoradas por los promotores de la ley.

Como han alertado numerosas voces, la norma genera una gran inseguridad jurídica, a lo que se suma que para su tramitación se haya optado por la vía urgente, procedimiento reservado a asuntos que, por su entidad, merezcan este tratamiento diferenciado, algo que no se cumple en esta ley y cuya única finalidad ha sido hurtar el necesario debate político y social en un ejemplo flagrante de falta de transparencia y buena fe.

En este sentido, la Fundación lamenta que los diputados que han votado en contra de las enmiendas hayan hecho oídos sordos al rechazo técnico, científico y social a la normativa y hayan desaprovechado la oportunidad de iniciar un nuevo proyecto consensuado y en el que todas las partes se sientan escuchadas.

Algo que se ha hecho ya otras ocasiones, cuando sectores como el cinegético han colaborado activamente en la elaboración de leyes en esta materia, en un ejemplo más de que es uno de los colectivos más involucrados en el bienestar animal y en perseguir cualquier tipo de práctica delictiva.

Para Fundación Artemisan, el inicio de tramitación de la Ley Animalista responde a intereses que nada tienen que ver con el bienestar animal e insta a los distintos partidos políticos a que, durante su tramitación, busquen el diálogo con todas las partes, escuchen a expertos en la materia y atiendan las justas reivindicaciones de los sectores afectados, que han sido ignorados reiteradamente desde el inicio.

Compartir

Hazte Amigo de Artemisan

Noticias relacionadas

Deja tu comentario

Hazte Amigo de Artemisan